aromas en el vino

Los 3 tipos de aromas que debes conocer al catar un vino

¿Sabías que el 80% del sabor del vino está influido por las sustancias aromáticas que previamente habíamos percibido por la nariz? Esto es debido a que estos compuestos estimulan el gusto, y aunque no sean tan perceptibles, nos recuerdan todo el valor que aún tiene la copa de vino. Existen cientos de moléculas y cientos de aromas derivados de ellas, ya sea por el poder de una sola de ellas o por la agrupación de una familia.

Pero de todas ellas, solo podemos asegurar que se conozcan realmente bien unas 25-30, que pueden resultar en el descifrar los distintos aromas que estamos acostumbrados a escuchar, ya dentro de la experiencia de cada catador. Estos recuerdos pueden ser generados en tres momentos distintos de la producción, empezando desde la variedad de uva, pasando por la fermentación hasta los más característicos de crianza en madera.

  1. Aromas primarios: son los aromas típicos de cada cepa, aparte que hablan del momento de madurez de la uva. Son los que más dominan en los vinos jóvenes. Ejemplos pueden ser los aromas frutales, florales o vegetales; desde los más cítricos, tropicales o de fruta de hueso que se descubren en numerosos vinos blancos hasta los de frutos rojos o fruta madura en los vinos tintos.
  2. Aromas secundarios: estos se descubren cuando giramos algo la copa, y nos dan idea de los procesos fermentativos que han podido dar lugar. Entre todos ellos los principales son los de panadería, procedentes de la levadura; y los lácticos, de la fermentación maloláctica, con recuerdos más a mantequilla y yogur.
  3. Aromas terciarios: son el resultado de los cambios que sufre el vino a lo largo del paso por la madera. De entre todos los aromas que podemos encontrarnos en este punto podemos resaltar los empireumáticos, como el pan tostado, café o cacao; los balsámicos, que son los más típicos de la madera, y se pueden describir también como pino o regaliz; y los especiados, dentro de los que podemos pasar por las cálidas, como el clavo o la canela, o las más frescas, como el tomillo o el romero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .